Close

Animalesque: Urbanismo de coexistencias

Animalesque Group

Architectural Association Visiting School Extended. Programme, Berlín, Alemania

Una verdadera coexistencia supone entender que los humanos no sólo dependemos de otros seres vivos, sino que también tenemos mucho que aprender de ellos. Esta serie de proyectos en Berlín plantea distintos modelos para ‘dejar ser’ a los animales, entendiendo sus propias formas de hacer arquitectura e integrándolas a nuestras prácticas humanas.

En todo el mundo, las ciudades y sus infraestructuras se expanden a costa de la destrucción de incalculables cadenas ecosistémicas, causando desequilibrios ecológicos y la extinción progresiva de especies. Los animales salvajes son desplazados de sus hábitats y obligados a buscar nuevos territorios. Muchos terminan viviendo en las cercanías o incluso dentro de zonas de alto impacto urbano, lugar que les ofrece oportunidades de alimento y espacio habitable. Ahí, sus posibilidades de subsistencia dependerán de su capacidad de adaptación.

El antropocentrismo que ha impuesto nuestra especie sobre todas las demás ha desbalanceado nuestra posición dentro del reino animal, basándose en lo que frecuentemente vemos como éxito evolutivo: explotación y exterminio de animales y plantas. Pero los efectos de este desequilibrio son cada vez más evidentes y se hacen presentes en nuestra forma de vida. La deforestación, la contaminación o las sequías generadas por el cambio climático ya no son realidades lejanas. La crisis de biodiversidad es una crisis de coexistencia interespecie, una inhabilidad arrastrada a lo largo de nuestra historia humana y urbana; una incapacidad de concebir la cohabitación como condición ecosistémica fundamental tanto para la preservación propia como para la de otros individuos.

Figura 1. Proceso de montaje del prototipo Honey Spine para el proyecto Aedes Bee Garden, Berlín, 2018. Equipo: Oksana Tyltina, Theresa Lohse, Paulina Krebs, Cecilia Santamaria. Fuente: Animalesque archive

¿De qué manera, entonces, la arquitectura y el urbanismo pueden tener un rol activo en esta problemática? ¿Cómo podemos pensar en ciudades que física y socialmente promuevan la coexistencia de especies en tiempos en que los hábitats naturales que las rodean son progresivamente arrasados por la monofuncionalidad de los paisajes agrícolas, industriales o energéticos?

Esto, por lo pronto, requiere un cambio cultural que reconozca el valor de la biodiversidad, viéndola como algo que puede gestarse y desarrollarse en el corazón de las ciudades y no sólo un espectáculo natural pasivo desplegado fuera de ellas. Un cambio de paradigma que necesariamente trae como consecuencia la aparición de nuevas responsabilidades y hábitos en las vidas y espacios que habitamos, donde la arquitectura, de la mano de otras disciplinas, puede colaborar en la creación de situaciones de encuentro, descubrimiento y valorización de otras especies sin restringirlas a vivir en parques o reservas naturales, sino que conformando nichos ecológicos embebidos en el tejido urbano. Esto permitiría intensificar la biodiversidad en la escala y los elementos que modelan nuestro espacio cotidiano. Calles, veredas, fachadas, techos, azoteas, balcones, jardines son todos espacios en latencia para la proliferación de nuevos hábitats y formación de biotopos o microecosistemas. Este es, a nuestro juicio, el punto de partida para un urbanismo de coexistencias. Un modelo que fácil, eficiente y económicamente pueda operar dentro de lo ya existente, atrayendo y acercando diferentes especies de plantas, insectos, aves o mamíferos a los medios urbanos en los cuales normalmente nos desenvolvemos.

Asumimos que la concientización respecto a la existencia y presencia de otras especies en nuestro medio no es puramente un problema de empatía y reciprocidad, sino que también implica una comprensión del rol activo que tienen otros seres vivos en la producción de nuestro entorno. La presencia animal es fundamental para el desarrollo de múltiples procesos vinculados a la existencia de la vida, como son la polinización, el reciclaje, la limpieza o la oxigenación. Su integración en las dinámicas urbanas conlleva una mayor vitalización, incrementando la biodiversidad y permeando los límites entre los espacios diseñados por nosotros con los instintivamente creados por otras especies.

Berlín ha sido la base para las exploraciones sobre coexistencia humano-animal llevadas adelante por Animalesque. Berlín es una ciudad de extraordinaria vida salvaje, que cuenta con la fauna más rica de toda Europa, la que se desplaza a través de una trama abierta de corredores y microrregiones ecológicas. En ellas interactúan miles de especies en una suerte de urbanismo animal – muchas veces oculto a nuestra vista – en constante crecimiento y fortalecimiento. Esta condición privilegiada presenta oportunidades únicas para el desarrollo de iniciativas de cohabitación. Existen incontables nichos ecológicos, extensos territorios de anidamiento, huertos, granjas para el cultivo de insectos, biotopos, redes organizadas de apicultores urbanos y organismos de protección animal, instancias establecidas gracias a complejas y múltiples iniciativas locales que han alcanzado dimensiones de carácter urbanístico, cultural y político.

En este contexto es donde Animalesque ha contado con el apoyo tanto de individuos como de instituciones, moviéndose en un ámbito que se nutre de múltiples experiencias educativas, científicas, filosóficas, artísticas, políticas o incluso alimenticias en torno a la coexistencia con los animales. Nuestro rol es hacer converger y curar diferentes visiones y proyectos para desarrollar un espacio de acción y pensamiento respecto a las ciudades de un futuro que integre las capas de infraestructuras producidas por animales y humanos.

Jardín de Abejas
2018 © AA Animalesque projects
Taller de prototipos y exposición con estudiantes de TU Berlin, transformando el jardín ANCB en un jardín de anidación de abejas para mejorar la polinización urbana.

Figura 2. Ilustración: Veronika Prazanova. Fuente: Animalesque archive

Figura 3. Prototipo City Hive, jardín de abejas Aedes. Equipo: Cansu Kacar, Dila Ünlü, H. Burak Hamurisci, Gulsah Durmaz, Natalya Dikhanov. Fuente: Animalesque archive

Figura 4. Diagrama de coexistencia de City Hive. Equipo: Cansu Kacar, Dila Ünlü, H. Burak Hamurisci, Gulsah Durmaz, Natalya Dikhanov. Fuente: Animalesque archive

Figura 5. Diagrama de coexistencia del prototipo Cyclops. Equipo: Undine Kimmel, Katharina Kocol, Monika Pawlak. Fuente: Animalesque archive

Figura 6. Prototipo Cyclops instalado y ensamblado en un árbol. Equipo: Undine Kimmel, Katharina Kocol, Monika Pawlak. Fuente: Animalesque archive

Figura 7. Prototipo Honey Spine. Equipo: Oksana Tyltina, Theresa Lohse, Paulina Krebs, Cecilia Santamaria Fuente: Animalesque archive

Insectarium
2018-2019 © AA Animalesque projects
AA Visiting school 2018 trabajando con insectos reales para encontrar sistemas de construcción colaborativa; realizado y presentado en Aedes Architectural Forum

Figura 8. Gusanos comedores de plástico. Equipo: Carolyne Couston (Germany), Lea Baur (Germany), Ricardo Vivanco (Chile), Victoria Mohr (Chile). Fuente: Jorge Godoy; Animalesque archive

Figura 9. Cuevas de sonido de grillos. Equipo: Karim Rouabah (UK), Lea Baur (Germany), Maria Bulmaga (Australia), Phong Nguyen (Vietnam), Tomiris Batalova (Kazakhstan). Fuente: Jorge Godoy; Animalesque archive

Figura 10. Gusanos comedores de plástico. Equipo: Carolyne Couston (Germany), Lea Baur (Germany), Ricardo Vivanco (Chile), Victoria Mohr (Chile). Fuente: Jorge Godoy; Animalesque archive

Figura 11. Proceso de metamorphosis. Equipo: Aljaž Rudolf (Slovenia), Natalya Dikhanov (Germany), Tomiris Batalova (Kazakhstan), Vladyslav Afanasiev (Ukraine), Anne-Marie Heydeck (Germany). Fuente: Jorge Godoy; Animalesque archive

Figura 12. Fotografía. Fuente: Michela Dai Zovi; Microcosmos archive

El Nido
2018-2019 © AA Animalesque projects
Diseño y construcción de una enorme instalación de nidos como parte del Festival del Cuidado del Clima en la cuenca de agua de la Universidad Flotante.Tutores: Jorge Godoy, Ana Zatezalo, Sjoerd Krijnen, Florentin Steininger, Erika Mayr.

Figura 13. Fuente: Jorge Godoy; Animalesque archive

Figura 14. Fuente: Sjoerd Krijnen; Animalesque archive

Figura 15. Fuente: Sjoerd Krijnen; Animalesque archive

Animalesque Group

<animalesque@aaschool.ac.uk>
Animalesque es un grupo fundado en 2018 con sede en Berlín y dirigido por Jorge Godoy, Ana Zatezalo, Sjoerd Krijnen y Florentin Steininger. Su propósito es investigar el significado y el potencial de la vida silvestre en la ciudad y estimular un diseño que sea beneficioso para todas las especies. Como parte del programa Architectural Association Visiting School, Animalesque ha desarrollado una agenda interdisciplinaria, colaborando con ecologistas, biólogos, artistas y académicos. Después de introducir insectos como la primera capa de la vida animal en 2018, el alcance de su investigación se amplió a las aves en 2019 y a los mamíferos en 2020.