Close

Banca Infinita

Carolina Catrón Lazo

Profesora Invitada, Escuela de Arquitectura Universidad de Talca, Chile Profesora, Escuela de Arquitectura Universidad del Bío-Bío, Concepción, Chile

Ricardo Azócar Ulloa

Profesor Invitado, Escuela de Arquitectura Universidad de Talca, Chile Profesor, Escuela de Arquitectura Universidad del Bío-Bío, Concepción, Chile

Una banca circular ocupa una parte de un parque sin intervenirlo y rodea algunos árboles sin encerrarlos. Su propia geometría hace que el gesto natural sea sentarse por el lado cóncavo, mirando a los árboles, la propia banca y a las demás personas sentadas. Sin más aspavientos que su color rojo, este elemento muestra una forma en que la arquitectura puede coexistir con la vegetación en lugar de competir con ella.

Banca Infinita es una instalación desarrollada para el Jardín Botánico Alejandro Merino del Liceo Enrique Molina Garmendia de Concepción, cuyo objetivo es la revalorización y rehabilitación de este espacio, relegado hasta ahora a ser un generoso antejardín de un edificio emblemático de la ciudad. Debido a que es visible desde la calle, es ampliamente reconocido por su escala y por la envergadura de los árboles que alberga en una zona densa de la ciudad, apareciendo como un pequeño bosque atrapado en la urbe.

Figura 1. Fuente: © Patricio Zeiss

Figura 2. Fuente: © Patricio Zeiss

Figura 3. Planta

Figura 4. Isométrica banca y posibilidades de uso

Figura 5. Detalle módulo y montaje

Para la rehabilitación se propuso una banca circular continua de 14 metros de diámetro, constituida por la repetición sistemática de 67 módulos de madera a modo de taburetes de planta trapezoidal, cuyo lado exterior es de 61 cm y su lado interior es de 57,5 cm. Fueron construidos con listones de 2 × 3 pulgadas y su superficie con tablas de 1 × 5 pulgadas. Cada módulo se empotró al terreno natural, procurando tener una altura útil de 50 cm y fueron unidos por sus cantos con el fin de formar la circunferencia esperada.

Figura 6. Fuente: © Patricio Zeiss

La banca solo se ve interrumpida por el sendero existente, posándose cuidadosamente entre los árboles para crear una nueva sala en la que se espera que se realicen clases, talleres y encuentros entre los alumnos, reincorporando este lugar a la cotidianeidad del colegio y como un objeto icónico que visibilice este jardín dentro de la comunidad de Concepción.

Figura 7. Isométrica emplazamiento.

Figura 8. Fuente: © Patricio Zeiss

Banca Infinita

ARQUITECTO: Azócar Catrón • COLABORADORES: Jorge Lazo, María Florencia Ormeño, Fernanda Pedreros • UBICACIÓN: Aníbal Pinto 31, Concepción, Chile • CLIENTE: Liceo Enrique Molina Garmendia • CONSTRUCCIÓN: Eduardo Aburto, Guillermo Medina • MATERIALES: Madera aserrada impregnada y madera • PRESUPUESTO: US$ 2.500 • SUPERFICIE CONSTRUIDA: 20 m2 • SUPERFICIE TERRENO: 1.034 m2 • AÑO DE PROYECTO: 2018 • AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2018 • FOTOGRAFÍA: Patricio Zeiss • VISUALIZACIONES: Azócar Catrón • MAQUETAS: Azócar Catrón, Nicolás Becerra

Azócar Catrón

<info@azocarcatron.cl>
Estudio y taller de arquitectura y urbanismo establecido en Concepción. Fue fundado por Ricardo Azócar, (arquitecto, Universidad del Bío-Bío, 2016) y por Carolina Catrón (arquitecta, Universidad del Bío-Bío, 2016). El año 2016 obtuvo el premio Obra Revelación del Colegio de Arquitectos de Chile y el año 2018 su monografía Catalejo (Editorial Dostercios, 2017) obtuvo el Primer Premio de la XIV Bienal Internacional de Arquitectura de Costa Rica. Su trabajo ha sido expuesto en la XVI Bienal de Arquitectura de Venecia «Freespace», en la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, en el Arc en Rêve Centre D’architecture de Burdeos, entre otros.
Durante el año 2019 su proyecto Banca Infinita obtuvo el premio Obra Distinguida de la XXI Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Chile, mientras que el año 2020 obtuvo una mención en la categoría obra construida internacional en la VII Bienal Internacional de Santa Cruz, Bolivia.