Close

Centro de Estimulación Integral Juan Luis Undurraga.

Sebastián Irarrázaval

Profesor, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile

Ante una sociedad que los aísla por medio de categorías que suponen situaciones de impedimento temporal – como la vulnerabilidad o la discapacidad – este proyecto construye un espacio en que la propia arquitectura integra y estimula a las niñas y niños que recibe. Un muro grueso los separa y protege, permitiendo un interior con una gran variedad de recorridos, formas y espacios.

El Centro de Estimulación Integral está ubicado en Talagante, un poblado de tamaño mediano ubicado en la periferia de Santiago. El proyecto fue encargado por la Fundación Isabel Aninat Echazarreta, una organización benéfica que centra sus esfuerzos en apoyar iniciativas para el cuidado, educación e integración de personas vulnerables, especialmente niños y jóvenes con discapacidad. A través de sus obras, esta institución busca generar cambios positivos que se traduzcan en una mejor calidad de vida para las personas.

Figura 1. © Cristóbal Palma

El Centro de Estimulación Integral está ubicado en Talagante, un poblado de tamaño mediano ubicado en la periferia de Santiago. El proyecto fue encargado por la Fundación Isabel Aninat Echazarreta, una organización benéfica que centra sus esfuerzos en apoyar iniciativas para el cuidado, educación e integración de personas vulnerables, especialmente niños y jóvenes con discapacidad. A través de sus obras, esta institución busca generar cambios positivos que se traduzcan en una mejor calidad de vida para las personas.

Figura 2. © Cristóbal Palma

Figura 3.

En el complejo de alrededor de 3.100 m2 coexisten diferentes instalaciones destinadas a estimular la cognición de niños y niñas. Entre ellos: aulas, laboratorios, gimnasio, capilla y piscina climatizada, entre otros. Propusimos acomodar este programa tan variado y disímil a la manera de una ciudadela amurallada que brindara a los niños y niñas un ambiente protegido, pero que al mismo tiempo permitiera la coexistencia no sólo de las unidades programáticas diversas, sino también de distintas formas de movimiento por el interior del conjunto, unas más jerárquicas y ordenadas y otras más libres y laberínticas, de forma tal de fomentar, con estas últimas, los encuentros fortuitos.

Figura 4. © Cristóbal Palma

Figura 4. © Cristóbal Palma

Figura 4. © Cristóbal Palma

El plan general se subdivide en clústeres que se diferencian entre sí por su lejanía o proximidad a la piscina termal, donde los niños con dificultades extremas (físicas y cognitivas) tienen la posición más ventajosa y cercana a ella por la recurrencia en su uso. La estrategia de diseño apunta a crear variaciones a través de lo siguiente: primero, a través del equilibrio entre repetición y diferencia; segundo, mediante la alternancia de llenos y vacíos; y tercero, mediante el tratamiento de la luz.

Figura 5. © Cristóbal Palma

Figura 6. Isométrica

Respecto a lo primero, el equilibrio se logra mediante la repetición de las unidades internas y un perímetro que las rodea, que a veces sobrepasa el espacio útil para crear patios internos. Respecto a lo segundo, el equilibrio entre vacíos y llenos se logra separando las unidades por estrechos espacios intersticiales que crean caminos secundarios, vista enmarcada y, en ocasiones, circulaciones sorpresivas. Esta separación entre unidades es útil porque evita el traspaso de ruido entre las aulas. Respecto a lo tercero, el tratamiento de la luz natural se plasma a través de lucernarios en pasillos y espacios interiores, creando ritmo y variación.

Figura 7. © Cristóbal Palma

La articulación del conjunto con el barrio circundante se da en dos puntos clave: primero, en la entrada principal al lado de la administración y, segundo, por la entrada a la capilla. Ambos lugares están señalados por torres que no sólo juegan un papel activo como puntos visuales de orientación, sino que también simbolizan los poderes civiles y religiosos que están detrás de la fundación.

Figura 8. © Cristóbal Palma

Figura 9. © Cristóbal Palma

Centro de Estimulación Integral Juan Luis Undurraga

ARQUITECTO: Sebastián Irarrázaval • COLABORADORAS: Constanza Candia • COLABORADORAS DE ANTEPROYECTO: Karen Zavala, María Gracia San Martín • UBICACIÓN: Talagante, Región Metropolitana, Chile • CLIENTE: Fundación Isabel Aninat Echazarreta • INGENIERÍA: Felipe Cardemil • SUPERFICIE CONSTRUIDA: 3.100 m² • AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2020

Sebastián Irarrázaval

<sebastian@sebastianirarrazaval.com>
Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile y Architectural Association de Londres. Imparte clases en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile desde el año 1993 y ha sido profesor invitado en diversas universidades, entre ellas el MIT y la IUAV. Sus obras han sido expuestas en diversas exposiciones y bienales, y han sido ampliamente publicadas en revistas especializadas. Ha recibido diversas distinciones, entre ellas el Premio de la Bienal de Urbanismo y Arquitectura de Shenzhen y Hong Kong (2012), el Premio Internacional RIBA (2016) y el RIBA International Fellowship (2018).